El Split de Inditex. Un ejemplo de Economía del Comportamiento

El 28 de julio de 2014 Inditex realizó un split por el que cada acción, que el viernes anterior valía 111€ pasó a dividirse en cinco con una cotización cada una de ellas de 22,35€.

Desde el punto de vista de la economía ortodoxa, la que enseñamos mayoritariamente en nuestras universidades, lo que hizo Inditex no tiene ningún sentido. Para una mente racional da igual un billete de 100€ que 5 de 20€. Entonces, ¿por qué hizo eso Inditex, lo mismo que pocas semanas antes lo había hecho Apple cuyo split fue de 7X1?

La explicación la encontramos en esa “nueva” rama denominada Economía del Comportamiento (Behavior). Para ella el dinero no es fungible, es decir, no todos los euros valen lo mismo. No hace falta más que mirar el Ibex 35 para encontrar sentido a ese split: el único valor español que supera los 100€ es AENA (171€ el viernes 26 de mayo de 2017); le sigue Acciona, cuya cotización es menos de la mitad (83,11€). Inditex ocupa el quinto lugar con 36,115€, mientras que la media es de 23,2€. ¿La lógica? Pues que pequeñas variaciones son vista de forma muy diferente dependiendo de cuál es la base que tenemos en cuenta.

Supongamos que no se realizó el split, por lo que la acción de Inditex valdría hoy alrededor de 180€, y que a lo largo del mes se produce una subida de 5€, hasta los 185€ -un 2,77%-. Por el contrario, si se realizó el split cada acción vale 36€ y la subida es de 1€ por acción. Para empezar ¡tenemos 5 veces más acciones y cada una de ellas ha subido 1€! Nuestra sensación es que somos más ricos con 100 acciones de Inditex que con 20, aunque valgan lo mismo en el cómputo total; y en segundo lugar, tendemos a creer que una subida de 1€ en 36 es mayor que la de 5 sobre 180. Es una cuestión apreciación relativa.

Esto no solo se aplica a la Economía sino a muchos aspectos de nuestra vida. Porque no es lo mismo expresar los cambios de variables en porcentajes o en valores absolutos. Por eso cuando nos hablan de accidentes en carretera nos indican el número de personas fallecidas (valor absoluto) y no se relaciona con el número de desplazamientos (porcentaje mínimo, inferior al 0,005%); o el gobierno nos informa de la tasa de paro cuando la evolución es negativa (variación porcentual reducida) y del número de puestos de trabajo creados (valor absoluto) cuando varía en positivo.

Moraleja. La Economía no es una ciencia exacta. La forma en que se presentan los datos influye en cómo los percibimos. Es bueno saberlo. Porque seguir pensando, y enseñando, que siempre somos racionales, conduce al error y a la manipulación. Y si no que se lo pregunten a los defensores de la libertad de los mercados financieros y su hipótesis de los mercados eficientes, que miren dónde nos han metido y lo que nos están haciendo pagar (del riesgo moral hablaremos otro día).

Compartir